Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar

Noticias Carlos Ruiz Zafón

"La sombra del viento". Una lectura de verano
23-07-2012

No estamos para echar cohetes. Pero tenemos la suerte de conocer bien el arte pirotécnico. A mí la prima de riesgo ya no me dice nada. Los mercados se están marcando un farol. Mientras aprietan las tuercas al españolito medio. Total que me he refugiado en la literatura. No la pía. Aunque también la tengo en lista de espera. Está vez me he decido por conocer a Carlos Ruiz Zafón, que parece estar catalogado como un fenómeno de la literatura. Pero hasta ahora no había tenido ocasión de leer nada suyo. Estuve indecisa al elegir entre varios títulos, hasta que me decidí por La sombra del viento, que lleva millones de ejemplares vendidos y está traducida a muchas lenguas. Es la ópera prima del autor. Y por tanto vale la pena empezar por ahí.

Hace ya una década desde que salió al mercado. Y considero que se seguirá vendiendo como un caramelo a la puerta de una escuela. Atrapa al lector desde el primer momento, con un verbo fluido, raptos de humor, intriga, suspense, en definitiva una buena línea argumental. Siempre admiro a quien es capaz de crear un universo propio. Pues ahí está Carlos Ruiz Zafón que da vida a unos personajes capaces de seguir en otros libros suyos. La saga se completa con El juego del ángel y El prisionero del cielo. Una vez conocido y sabiendo como construye su obra, tal vez me decida por aventurarme en otra de sus entregas. De momento la Sombra del viento me ha parecido muy buena. Aunque yo no comparta ese estilo de folletín del diecinueve que se vuelca en la Barcelona del siglo pasado.

El caso es que su universo gira alrededor de la literatura con esa genial invención del Cementerio de los libros Olvidados, que da mucho juego, para quien haya seguido la saga. Yo no voy a desvelar la trama del libro, porque como sucede con las buenas historias, allí abunda junto a la línea argumental un hilo conductor que une varias vidas entrelazadas como en una tela de araña. Se nota que el autor es también guionista de películas y sabe montar la tramoya por la que va a desenvolverse la novela. Adelanto la sinopsis para quienes desconozcan la obra:

“Un amanecer de 1945 un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: El Cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambiará el rumbo de su vida y le arrastrará a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad.

La Sombra del Viento es un misterio literario ambientado en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX, desde los últimos esplendores del Modernismo a las tinieblas de la posguerra. La Sombra del Viento mezcla técnicas de relato de intriga, de novela histórica y de comedia de costumbres pero es, sobre todo, una tragedia histórica de amor cuyo eco se proyecta a través del tiempo. Con gran fuerza narrativa, el autor entrelaza tramas y enigmas a modo de muñecas rusas en un inolvidable relato sobre los secretos del corazón y el embrujo de los libros, manteniendo la intriga hasta la última página.

(...)

vota esta noticia
enviar a
Entrevista a Carlos Ruiz Zafón - El coleccionista de dragones
19-07-2012

Diez años (y millones de ejemplares) después de “La sombra del viento”, el escritor barcelonés retorna al Cementerio de los Libros Olvidados con “El prisionero del cielo” (Planeta), una obra mucho más cercana al original que el segundo título de la saga, “El juego del ángel”.

Se cumple una década de La sombra del viento. Desde la primavera de 2001, quince millones de ejemplares que Carlos Ruiz Zafón rescató en el Cementerio de los Libros Olvidados. Para entender la pujanza zafoniana no hay que desdeñar sus aficiones. Dragones, cómic, música… Los primeros le mantienen en conexión con la materia universal de los sueños y el emblema de la Barcelona gaudiniana que enmarcó una juventud lectora. El cómic, como el cine, le permite secuenciar escenas novelescas y encuadrar emocionalmente paisajes familiares. De los dragones barceloneses ama los de hierro forjado: brumosas historias sostenidas por una férrea estructura narrativa templada al fuego con humor y melancolía. Autores predilectos: el Charles Dickens de las Grandes esperanzas y el Stephen King de los misterios “monstruosos”. Lugares frecuentados: el pétreo Barrio Gótico y el umbrío Raval, aledaños de la Sagrada Familia, las torres burguesas de Pedralbes, el industrial Pueblo Nuevo y la playa del Somorrostro. Las dos montañas de la ciudad: el aristocrático Tibidabo y Montjuïc, cantera de evocaciones funerarias. Con El prisionero del cielo, tercer título del ciclo del Cementerio de los Libros Olvidados, el escritor pone a sus lectores al borde del anhelado desenlace.

Nos conocimos en el Hotel Condes de Barcelona en 2001. Usted vestía camisa hawaiana con un dragón prendido. ¿Cómo contempla, una década después, el fenómeno de La sombra del viento?

He aprendido muchas cosas y he tenido la buena suerte de poder continuar con el proyecto de escribir estas cuatro novelas del ciclo del Cementerio de los Libros Olvidados. Diez años que han pasado volando, lo cual asusta un poco, porque un día te das cuenta de que ya no tienes edad para la camisa hawaiana y aun quedan mucho hacer. La sombra del viento llegó en un buen momento. Llevaba tiempo dedicado exclusivamente a escribir y supuso ese punto de inflexión que, imagino, muchos escritores, al menos aquéllos con suerte, experimentan en algún momento: se dan cuenta de que por fin pueden empezar a escribir lo que quieren escribir de verdad y ganarse la vida, en vez de escribir lo que otros quieren que uno escriba. Esa novela marcó para mí esa frontera… Espero que dentro de diez o veinte años podamos sentarnos a mirar atrás y pensar que el camino valió la pena. Yo prometo volver con camisa hawaiana, aunque usted va a tener que dar un poco de color a su vestuario, porque siempre va muy serio y no quiero ser el único que dé la nota.

Stephen King lo sitúa en la tradición de la gran novela gótica y afirma que cada escena parece concebida por el mejor Orson Welles… Cuando culmine la tetralogía, ¿se planteará una adaptación cinematográfica o una serie televisiva?

No lo creo. Nunca he querido trasladar estas novelas a ningún otro medio. Son obras centradas en el mundo de la literatura, de los libros, del lenguaje, de la experiencia de la lectura, de la escritura… Están bien como están y no siento el deseo de venderlas o transformarlas en otra cosa. No creo que sea necesario que todo se convierta en películas o series de televisión. No hay nada malo en ello, por supuesto, pero creo que a veces está bien que un libro sea un libro y punto. El éxito de estas novelas es un tributo a los lectores, a la gente que quiere y aprecia los libros y lo que representa. Aunque pueda parecer ingenuo me parecería traicionar la esencia de lo que estos libros son para mí al venderlos o usarlos como excusa para hacer películas o televisión o videojuegos o lo que fuese. Nada puede contar una historia, explorar unos personajes y un universo con la riqueza, profundidad y complejidad de una novela. La luz, las texturas, la imaginería y la puesta en escena están allí, en dolby stereo y alta definición, escenificadas en la cabeza del lector: la mejor versión de la historia posible.

(...)

Noticia publicada en: www.que-leer.com
vota esta noticia
enviar a
The Prisoner of Heaven by Carlos Ruiz Zafón
20-07-2012

Carlos Ruiz Zafon first introduced readers to the Cemetery of Forgotten Books through the enchanting THE SHADOW OF THE WIND. He followed that acclaimed novel with THE ANGEL’S GAME, a magic realism thriller taking place at the end of World War II. It is in no way a sequel to the first book, although the setting and main characters are centered on the family-owned bookstore Sempere and Sons, an historical fixture in the heart of Barcelona. The modest shop has weathered the Spanish Revolution of 1936 and World Wars I and II, surviving tumultuous political and social upheavals. In THE PRISONER OF HEAVEN, we find Daniel Sempere, recently wed and father of a young son, struggling to help his father keep the business alive during a recession in 1956.

Daniel’s father faithfully retains a longtime friend of the family, Fermin Romero del Torres, who works in the bookstore. Fermin finds himself confronted with a threatening shadow from his past as he fills out paperwork in preparation for his marriage. Keeping a low profile has become a way of life for men of a certain age in post-war Spain, and the country has suffered 20 years of brutality under the boot of dictator Generalissimo Francisco Franco. Daniel knows little about Fermin’s past other than he, like other dissidents at the end of the bloody revolution, had paid for his loyalty to the losing side by being shackled in the notorious dungeon fortress that looms above the city. Those who survived (and their numbers were few) were barely able to stagger through the gates, each leaving a part of their sanity and very souls in the infamous torture chambers. None had ever escaped. 

A mysterious old man, badly crippled, appears at the book shop to purchase a wedding gift for Fermin, who is away for the day. The old man selects a very expensive rare edition of Dumas’ The Count of Monte Cristo, enters an ominous inscription on the title page, and signs his name “Fermin Romero del Torres,” the same name as Daniel’s friend. Intrigued, Daniel follows him through the streets of Barcelona to a sleazy hotel in the red light district.  He returns to the store and shows the book to Fermin, who is shaken when he sees the inscription and his own name written by another. Daniel presses him for more details, and Fermin reluctantly confides in him. Times are still very dangerous as Franco retains his fanatical grip on Spain. The fact that this man, who Fermin knows and fears, is still alive and privy to his whereabouts could threaten the bridegroom’s life and future family.

THE PRISONER OF HEAVEN is the third in a promised four-part saga centered on the Cemetery of Forgotten Books.Zafon writes that none is a sequel to the other and that each novel stands alone and can be read in any order. Barcelona comes vividly, albeit darkly, to life through Zafon’s masterful storytelling ability in each of these first three books. One would be mistaken to ascribe any single genre or style to describe each volume, because although the setting and people are the same, none is told in the same manner. It is a testament to Zafon’s genius that he doesn’t fall into the pit of mimicking himself with each new rendering. 

The city of Barcelona lends itself to dark themes with its Gothic towers and bloody history.  THE SHADOW OF THE WIND could almost be described as a Gothic novel with its mystery, romance and suspense. THE ANGEL’S GAME, on the other hand, leans toward a psychological, supernatural thriller ala magic realism, while THE PRISONER OF HEAVEN is a historical novel depicting the life and misfortunes of a man who fought on the wrong side of a revolution. Invoking the atmosphere of Dumas, Dickens, Poe and Garcia Marquez, Carlos Ruiz Zafon retains his originality and will hold his rightful place among the storytelling masters of literature.

Noticia publicada en: www.bookreporter.com¡
vota esta noticia
enviar a