Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
El Laberinto de los Espíritus

Noticias Carlos Ruiz Zafón

Los diablos van en diligencia; por Joaquín ARNÁIZ
30-09-2011
No están las librerías españolas acostumbradas a medir a los autores por metro de libros. Y mucho menos a tener autores españoles que vendan millones de volúmenes.

Y todo eso arrancó en 2001 con una novela de un autor sólo conocido por sus narraciones para el público juvenil e infantil. «La sombra del viento», de Carlos Ruiz Zafón. Fue finalista del Planeta, pero Terenci Moix, una de las personas con más sensibilidad literaria y humana de la literatura hispana, se empeñó en que la editorial la publicara. Acertó de pleno y esta primera obra de Zafón sobre una Barcelona tan especular como real cazó a los lectores al vuelo. Tras ella, «El juego del ángel» y, ahora, se anuncia para noviembre «El prisionero del cielo», dedicada a la Barcelona de los años 40 y 50.

La Barcelona de las Ferias Internacionales de Mendoza o de los «aventis» de Marsé, o de los gourmets de Vázquez Montalbán es también la de «Cementerios de los libros olvidados», de Ruiz Zafón. Porque Barcelona es un misterio en sí misma, desde las bombas anarquistas de principios de siglo a los empresarios capitalistas mandando construir a Gaudí caprichos barrocos. Fantasía de fantasías, Barcelona es sobre todo una construcción mental con espejos del Callejón de Gato, con artillería obsoleta en sus castillos, barrios como el Raval o palacios para esconderse los Peter Pan de los retoños de las mejores clases conservadoras. Y todo ello hace soñar a Ruiz Zafón en un viaje de enigmas, de diablos que van en diligencias nocturnas, de empresarios en sus reservados de madera de caoba. Si el viento tiene sombra y los ángeles juegan, el cielo también tiene sus especiales cárceles, quizá con vírgenes negras o con libros que nunca editaría Barral. Cónsules de Filipinas, viajeros del sur o editores con bastón de puño de plata, Barcelona es, en Ruiz Zafón, alquimia de misterios e historias, de principios del siglo XX a la posguerra, del amor a los libros, y con jóvenes empresarios que terminan convirtiendo sus sueños en pesadillas.

Noticia publicada en: www.larazon.es

vota esta noticia
enviar a
Esperando a Zafón
30-09-2011
Han celebrado su obra como un «homenaje a la lectura». Es difícil describirla mejor. Vuelve Carlos Ruiz Zafón contra los malos tiempos. Dicen que ya ha entregado el manuscrito..

Es el de «El prisionero del cielo» (Planeta), tercera parte del ciclo del «Cementerio de los libros olvidados» que arrancó con la fórmula perfecta de «La sombra del viento» y de la que se sabe poco. Hay rumores sobre una extensión más moderada, pero nadie puede saberlo porque el libro ni siquiera está compaginado. Zafón ha enviado las cuartillas este pasado fin de semana, justo el de su cumpleaños. A él le gustan esas cosas, los números y sus misterios. Pocos saben si es cierto que la nueva novela es «algo más optimista» que las anteriores, como él había adelantado, pero ya es oficial: el 17 de noviembre (la anterior novela se publicó un 17 de abril) llega el libro que traen los Reyes Magos.

¿La cuarta de la serie?

En su cabeza, dentro del margen a la improvisación, hay un «mapa» del cementerio imaginario. Un mapa en cuatro coordenadas en el que el orden de publicación no tiene nada que ver con el orden de la historia. Son cuatro piezas que se leen independientemente. «El prisionero del cielo», ambientada en los grises años 40 y 50, en Barcelona, podría ser el cierre de la serie, aunque «no necesariamente», dice una voz autorizada, buscando más misterio.

La atmósfera es la misma de los anteriores títulos, y algunos personajes e hilos argumentales vuelven, a pesar de que la historia se comprende en sí misma. La forma de escribir de Zafón, su estilo cinematográfico, no es sólo un lugar común de los escritores. Él mismo va componiendo una «banda sonora» de la historia, canciones instrumentales que fueron publicadas en CD en la edición «de lujo» de «La sombra del viento» y también en el caso de «El juego del ángel». Zafón ya tendría terminados los temas de la nueva entrega, que complementan el relato. Le interesan los otros lenguajes narrativos, como la música, la arquitectura, el cómic. Y le apasionan los sintetizadores y los teclados, sus «juguetes favoritos». Él mismo reconoce que escribe como se hace una película, una de sus pasiones y profesiones, pues trabajó de guionista en Los Ángeles. Zafón, uno de los embajadores de la Barcelona literaria (hay varias rutas por los escenarios de las novelas que recorren la ciudad), fijó en Estados Unidos su residencia hace años, después de abandonar su puesto en una gran compañía de publicidad para dedicarse a lo que más le gusta: escribir. El autor está en su casa, descansando, y no pisará España hasta principios de noviembre. Sigue trabajando en los guiones que escribe o asesora pero nunca firma con su nombre real. Y a pesar de su admiración por el cine, en otra de sus famosas contradicciones, ha rechazado muchas veces ofertas millonarias para adaptar «La sombra del viento» a la gran pantalla, puesto que la novela, según dice, se desarrolla como una película en la mente del que la lee. «Es innecesario y sería redundante», ha dicho en alguna ocasión.

Derechos internacionales

La noticia de la publicación ha caído como un tsunami en las redes sociales. Los editores constatan la «presión» de sus seguidores, las preguntas que se multiplican exponencialmente, otra vez el boca a boca, como todo empezó. También en los círculos narrativos, expectantes porque dentro de dos semanas comienza la Feria del Libro de Fráncfort, la más importante del mundo, y en la que el original será una de las piezas más codiciadas para el mercado internacional. Pero el secretismo de la Agencia de Antonia Kerrigan, que le representa en el extranjero, es total. Más misterio.

Emili Rosales, el editor de Ruiz Zafón, está leyendo todavía el original, que describe como «la felicidad». «Tengo la sensación de que descubro algo que a mucha gente produce placer leyéndolo y que todos están esperando. Y eso es un orgullo. Zafón quería reencontrarse con los lectores», asegura. Aunque lo cierto es que sus novelas se siguen reeditando y vendiendo, pasado el tiempo, como un «best-seller» de largo recorrido.

Literatura «popular» o «alta»

De «La sombra del viento», ese inesperado superventas, se han despachado 12 millones de copias. Recibió premios literarios en Inglaterra (Nielsen Award, Ottakar’s Award y fue finalista del British Book Awards), Francia (mejor libro extranjero del año), Estados Unidos (Barry Award, Premio Booksense, Original Voices Award y «Libro para recordar» de la Biblioteca Pública de Nueva York), Noruega, Portugal, Canadá... además de reseñas muy elogiosas de la Prensa como «The New York Times», «Daily Telegraph», «Frankfurter Allgemeine Zeitung» y «Corriere della Sera». Otro enigma se cierne sobre él: a pesar del respaldo del público y de la Prensa seria, algunos insisten en calificarle de escritor de «literatura popular» en contraposición a la «alta literatura».

Hay alguna cosa que se puede anticipar, como la cubierta del libro, que más que probablemente será una imagen de Francesc Català-Roca (Tarragona, 1922-Barcelona, 1998), uno de los mejores retratistas de la realidad española del siglo pasado, que Zafón descubrió en una de esas conexiones del destino que tanto le gustan, a 9.000 kilómetros de distancia, en una librería de viejo de Los Ángeles, donde se topó con un ejemplar ajado de sus imágenes de la capital catalana. «Tuve la impresión de que la esencia de la ciudad en la que había nacido y me había criado nunca había sido capturada con tanta energía y calado en ninguna de las artes», asegura el escritor. Para «La sombra del viento», Emili Rosales había elegido una imagen que el autor consideró que no era la apropiada, e insistió en que se hiciera con una de Català-Roca. Será difícil (o imposible) convencerle de cambiar esta vez. El escritor es muy aficionado a los símbolos, como el dragón que ha adoptado como el sello que le representa y que también tiene conexión con Barcelona, pues es un diseño de Gaudí. De hecho, dice tener la mayor colección de dragones del mundo. Con el anuncio, el escritor aumenta su ritmo de publicación, ya que, de los seis años que le llevó escribir la segunda parte, desde 2002 a 2008, ha reducido a la mitad el paréntesis para que la tercera vea la luz. Pronto será la presentación a los medios y podremos saber por boca de Zafón sus opiniones sobre la obra, aunque, como siempre, lo más importante será lo que digan sus lectores, que ya esperan el libro ansiosos.

vota esta noticia
enviar a
Zafón, tercer 'best seller' a la vista
29-09-2011
El Cementerio de los Libros Olvidados abre sus puertas de nuevo. El escritor Carlos Ruiz Zafón entregó el pasado fin de semana un nuevo manuscrito -el tercero de la saga- a su editorial, que lo publicará el 17 de noviembre.

Bajo el título de El Prisionero del Cielo, este nuevo manuscrito de Zafón ahonda en aquella Barcelona de la posguerra y, además, de los cincuenta.Su editor, Emili Rosales, explicó ayer a ADN que "Para todos nosotros, lectores, sumergirnos de nuevo en el mundo de 'El cementerio de los Libros Olvidados' va ser un festín que esperamos con ganas".

La tetralogía

Tras la publicación de El Juego del Ángel hace cuatro años, la llegada del El Prisionero del Cielo coincide con la celebración de los 10 años de La Sombra del Viento, que no ha parado de sumar lectores desde entonces en todo el mundo. Pero la saga del Cementerio de los Libros Perdidos no acabará con esta novela sino con una cuarta, ya que Zafón la ha concebido como una tetralogía.

Si alguien aún no ha leído los libros anteriores que no se preocupe, ni trate de hacer un intensivo estos días: cada novela de la saga es independiente de del resto, y pueden leerse en cualquier orden, pese a que comparten algunos personajes y lugares.

El lector puede, de este modo, explorar el laberinto de historias a través de diferentes puertas y caminos que, anudados, le conducirán al corazón de la narración.Como en las anteriores ocasiones, Zafón ha compuesto una banda sonora para la novela, inspirándose en las escenas más significativas de cada capítulo. Lo que aún se desconoce es si esa música original se publicará.

(...)

Noticia publicada en: www.adn.es

vota esta noticia
enviar a